Así despedimos a la 13ª Promoción de osteópatas

El pasado sábado, 24 de octubre, celebramos el acto de graduación de la 13ª Promoción de osteópatas que ha cursado sus estudios en nuestra escuela, desde que fue creada en el año 2001. Se trata, además, de la segunda promoción que obtiene su titulación tras el convenio con idEC – Universitat Pompeu Fabra.

La ceremonia tuvo lugar en la Torre de l’Hereu, ubicada justo al lado de las instalaciones de la escuela, donde acudieron prácticamente todos los estudiantes de la promoción acompañados de familiares y amigos. Abrieron el acto los discursos del director de la Fundació d’Osteopatia de Barcelona, Pau Dalmau, y de la directora de la EOB, Anna Montmany.

El doctor Ramon Segura fue el encargado de apadrinar la promoción, y protagonizó un discurso que fue muy aplaudido por los alumnos. Entre otras cosas, señaló que se sentía agradecido por el esfuerzo en los estudios que año tras año habían demostrado, y expresó su orgullo por el hecho de que “todos tendréis una parte de mí”.

 

segura2

Los alumnos, representados por un miembro de cada grupo (Núria Salavert y Guillem Rueda) también tuvieron su intervención para resaltar lo mejor de su paso por la EOB, a la vez que mostraron su detalle reivindicativo, recordando cuál es la situación actual de la osteopatía en la actualidad. “Necesita ser una profesión sanitaria propia e independiente“, afirmaron.

La entrega del premio Louis Rommeveaux (que es designado cada año por los alumnos) fue para Alba de Felipe, que se mostró emocionada y sorprendida por el nombramiento, y aseguró haber disfrutado mucho ayudando a los estudiantes y habiéndoles acompañado en su estancia en Maidstone.

Posteriormente, y como ya es tradición, se procedió al pronunciamiento de una adaptación moderna del juramento hipocrático, por el cual los alumnos se comprometen a ejercer la profesión con conciencia y con ética. Finalmente cerró el acto el director de la Clínica d’Osteopatia de Barcelona, Òscar Hernández, que pidió a los alumnos que fueran siempre “comprensivos con el paciente”, pero sin dejar de ser por ello “respetuosos con el trabajo”.

La fiesta concluyó la clásica imposición de bandas y el reparto de títulos, además de una cena para todos los alumnos que pudieron quedarse.

 

familia_3