Entrevistamos a Cristina Moreno: cuando la solidaridad no conoce de distancias

La Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) es algo más que un centro de estudios universitarios. La EOB forma parte del ámbito académico de la Fundación de Osteopatía de Barcelona (FOB), una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal promover la osteopatía como profesión sanitaria de primera intención. Con la voluntad de alcanzar tal objetivo, la FOB trabaja en cuatro ámbitos distintos: el académico, el asistencial, la investigación y la acción social.

Dentro del ámbito de acción social, la FOB dispone de un Servicio de Osteopatía Solidaria (SOS) que tiene como objetivo ofrecer tratamientos osteopáticos a niños y adultos en situación de pobreza, dificultad o en riesgo de exclusión social. En este contexto, la FOB impulsó el 2009 la creación del Servicio de Pediatria Solidaria (SPS).

Hemos tenido la oportunidad de poder hablar con Cristina Moreno, una osteópata DO que desde 2016 viaja una vez al mes a Barcelona desde Madrid para dar asistencia osteopática a los niños y niñas del SPS. Cristina, a parte de ser osteópata, también tiene el Diploma en Osteopatía Pediátrica que imparte el Advanced Osteopathy Barcelona (AOB) conjuntamente con la UPF – Barcelona School of Management.

Hola Cristina ¿Cómo y cuando descubriste el servicio que presta el SPS?

Fue mientras realizaba la formación del Diploma de Osteopatía Pediátrica del AOB. Allí fue cuando las tutoras nos informaron del servicio.

¿Nos puedes decir cuales son los motivos que te hicieron dar el paso y convertirte en una osteópata solidaria?

Después de realizar las prácticas del Diploma de Osteopatía Pediátrica fue una forma de seguir aprendiendo en esta especialización. Siempre había querido hacer un voluntariado y que mejor oportunidad de hacerlo como osteópata de niños y niñas sin recursos.

Tu vives en Madrid y actualmente el SPS ofrece el servicio en Barcelona. Esto significa que una vez al mes te trasladas a la ciudad condal para realizar los tratamientos. Más de una persona podría quedar sorprendida del esfuerzo que esto supone ¿Que les dirías a estas personas?

Es una acción tan gratificante que la distancia no es ningún impedimento. Siempre termino la jornada con una gran sonrisa y pensando en las ganas que tengo de volver. Los niños y niñas del SPS son muy agradecidos.

Cómo profesional, ¿nos podrías decir que te aporta como osteópata trabajar codo con codo con el equipo de terapeutas del SPS?

Es un equipo formado por grandes profesionales. Cada día aprendes algo nuevo de tus compañeros; comentamos casos y a veces hacemos tratamientos dos terapeutas juntos, consiguiendo grandes resultados.

____________________________________

Pero lo mejor del SPS es que el testimonio de Cristina no es un caso aislado. Actualmente, los servicios de osteopatía solidaria cuentan con más profesionales que hacen posible el proyecto. Algunos de ellos también acuden expresamente desde Menorca o Lyon para realizar los tratamientos en el SPS y el SAS.

Desde la EOB, aprovechamos para agradecerles enormemente su gesto a ellos y también, obviamente, a los osteópatas voluntarios que viven en la ciudad condal y cercanías por su compromiso y por la implicación para poder seguir haciendo posible este proyecto entre todos.