La EOB asiste a la Presentación de la Norma Europea UNE-EN en Osteopatía en Madrid

El pasado 10 de noviembre, la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) asistió al Acto de Presentación de la Norma Europea UNE-EN 16686:2015 “prestación de asistencia sanitaria en Osteopatia” organizado por la Federación de Osteópatas de España (FOE). El acto, que tuvo lugar en Madrid, reunió diferentes entidades académicas, universitarias y asociaciones de profesionales en Osteopatía de ámbito estatal.

La Norma se publicó al BOE del pasado 21 de enero de este año a pesar de no estar implementada en el ámbito español y, por lo tanto, a día de hoy todavía no podemos hablar de ley de obligado cumplimiento. En cualquier caso, su contenido permite generar una seguridad y confianza y, a la vez, delimita las líneas por un posible reconocimiento de la Osteopatía en un (deseemos) corto plazo. También facilita y sitúa el marco normativo para el momento que el estado decida implementarla.

Desde la EOB coincidimos plenamente en la definición que recoge la norma sobre la Osteopatía como

“disciplina de asistencia sanitaria de primera intención y centrada en el paciente, que destaca la interrelación de estructura y función del cuerpo, facilita la capacidad innata del cuerpo para curarse a si mismo, y propugna un enfoque integral de la persona respecto a todos los aspectos de la salud y el desarrollo saludable principalmente mediante la práctica del tratamiento manual.”

En el apartado 6 de Norma, se estipulan los aspectos referentes a la formación y el aprendizaje práctico y a la vez se detallan los aspectos clave a cumplir en cuanto a los requerimientos formativos. El que se evidencia es que hoy en día hay una gran diversidad en cuanto a los criterios académicos entre las diferentes escuelas y centros que imparten formación en Osteopatía. Desde la EOB estamos llevando a cabo un esfuerzo para acercarnos y cumplir con los exigentes niveles de estándar y, que sin ningún tipo de duda, supondrán una mejora cualitativa en los programas formativos.

Nuestro Plan de Estudios actual tiene una carga lectiva de 120 créditos ECTS, que equivalen a 3.000 horas. Este programa es fruto de la remodelación de nuestro Plan de Estudios (2 años) después de 14 años de experiencia en el modelo de 4 años y una importante reflexión y profunda deliberación por parte del equipo académico de la EOB y el Patronato de la Fundación de Osteopatia de Barcelona (FOB).

Esta remodelación ha sido posible gracias a la estrechada colaboración con la Universitat Pompeu Fabra – Barcelona School of Management, una universidad moderna, de referencia y de prestigio contrastado, que nos permite ofrecer un Plan de Estudios a la altura de las demandas de la sociedad actual, adaptado a las directrices y la metodología propuesta en el nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Aprovechando esta ocasión, nos gustaría hacer memoria y recordar el análisis que nos trajo a llevar a cabo esta transformación.

Actualmente vivimos en una sociedad cambiante, con una crisis y reformulación del modelo de enseñanza vigente que ha comportado que los centros educativos hayan empezado a trabajar en proyectos que se adapten a las nuevas generaciones. Defendemos que el nuevo Plan de Estudios está pensado para potenciar el interés de los alumnos para hacer más estimulante y enriquecedor todo su proceso de aprendizaje. Y es que los niños de hoy en día accederán a unos estudios universitarios que distarán mucho del modelo actual, del mismo modo que los alumnos que actualmente están cursando el Máster en la EOB disponen de un modelo de aprendizaje muy diferente del de hace 25 años.

Creemos firmemente que tiene un sentido especial promover una serie de cambios que se adecúen a los tiempos que estamos viviendo y por eso, desde la EOB hemos apostado por un cambio metodológico y conceptual en los estudios en Osteopatia. Esta transformación nos tiene que dar la oportunidad de reformular muchos aspectos que desde el equipo académico hacía tiempo que llevábamos debatiendo. En esta línea, hemos llevado a cabo el paso en el momento que hemos tenido la convicción que estábamos suficientemente preparados; un cambio que ha supuesto salir de nuestra zona de confort y que nos obliga a reformularnos y a replantear aquello que ya existía.

Uno de los elementos clave ha sido plantear un programa para desarrollar unas competencias capaces de dar respuesta a las necesidades actuales, reforzadas con unas prácticas de aprendizaje fundamentadas en el conocimiento.

Hoy en día, aquello que más nos interesa desde la EOB es evaluar el nivel competencial logrado por el alumno, en aquello que aprende y como lo aprende. Es por eso que resulta fundamental centrarnos en los mecanismos de evaluación de los estudiantes, los cuales tienen que ir relacionados con el objetivo de estudio y no en demostrar la capacidad de retención de información que actualmente podemos acceder desde una gran variedad de fuentes.

El aprendizaje actual se logra gracias a la experiencia, la participación, la interacción, las presentaciones, la voz del profesorado y las fuentes científicas. Por eso, juntamente con el papel clave y fundamental del docente, hay otros muchos inputs que refuerzan el proceso de aprendizaje. Desde la EOB, nuestra intención es avanzar hacia un programa formativo que complemente el papel del docente con el resto de estímulos que reciben y generan los alumnos y, en paralelo, acercarnos cada vez más al estándar normativo.