La escuela cuenta con la participación del prestigioso osteópata Robert Thomas

El osteópata y profesor de la European School of Osteopathy, Robert Thomas, asistió para ofrecer dos clases en la Escuela de Osteopatía de Barcelona, durante la última semana de noviembre. Se trata de una de las visitas más esperadas por los alumnos, ya que las sesiones impartidas por Thomas siempre obtienen muy buenas valoraciones.
El propio Thomas nos explicó que para él también se ha convertido ya en una tradición y en una de las citas más esperadas del año. “Siempre deseo venir a visitar la EOB ya dar clases”, tal y como él mismo comentó. “Tan pronto como llego me encuentro con caras conocidas y amigos, y también estudiantes que están ansiosos por aprender. Me sorprenden las imágenes que adornan las paredes, ya que muchas son de estudiantes comprometidos e inspirados en el día de su graduación, así como fotografías de osteópatas muy venerados que también han visitado la escuela y han dado clase”. Otro hecho que puso en valor Thomas es el carácter de los estudiantes que cursan estudios en la EOB, ya que según él “se muestran apasionados por aprender osteopatía”.
Thomas ofreció a los alumnos algunos consejos muy valiosos para ejercer la profesión de forma exitosa. “Yo recordaría a los estudiantes que, una vez que se entra en el mundo de la osteopatía, no debe dejarse nunca de aprender”, dijo. “Siempre hay que tener una mente crítica y preguntarse el por qué de cada cosa. Si los estudiantes siguen intrigados por las maravillas del cuerpo humano e inspirados por las posibilidades de la osteopatía no se aburrirán nunca”, les dijo.
Además, Robert Thomas explicó que, según ha podido comprobar a lo largo de su carrera profesional, la osteopatía ofrece muchas cosas a los estudiantes curiosos. Puede enseñar, por ejemplo habilidades diagnósticas “envidiables”, y da la oportunidad de cambiar significativamente la vida de los demás, así como la de uno mismo. “Aplicando los principios y los conceptos de la osteopatía, uno puede quedar impresionado de lo que se puede llegar a conseguir”, afirmó.
Finalmente, Thomas se despidió haciendo un llamamiento a todos aquellos estudiantes que se han formado en alguna rama del mundo de la Salud, pero todavía tienen dudas acerca de si dedicarse a la osteopatía o no, de forma más definitiva. “Si a alguien le interesa la Salud y el cuerpo humano y está buscando un reto, debería considerar hacer carrera como osteópata. Le puedo asegurar que obtendrá recompensa de muchos tipos, y que no quedará decepcionado”, aseguró.
La Escuela mantiene así su política de invitar a profesores especialistas en materia de osteopatía y con años de experiencia, muchos de ellos procedentes de otros países de Europa, donde la disciplina está plenamente regulada y fuertemente consolidada. Ya en septiembre pudimos disfrutar de la visita de Stephen Sandler, que inauguró el presente curso académico.