“La experiencia de trabajar con los más pequeños ha cambiado mi perspectiva al tratarlos”

Continuamos descubriendo el mundo de lo osteopatia pediátrica. Esta vez de la mano de Marta Moreno, D.O., quien también impartirá el curso Introducción a la Pediatría los próximos días 22-23-24 de noviembre

Marta Moreno es alumni del Máster de Osteopatía de la EOB. Allí aprendió a valorar al paciente en tu globalidad. En estos últimos años, Moreno se ha especializado en el campo de la ginecología, la obstetricia y la pediatría para poder dar un tratamiento más específico a los pacientes que lo necesiten. Todo lo que se detecta en edades tempranas, si se puede tratar, servirá para evitar mayores complicaciones en edades más avanzadas.

¿Qué factor hizo que quisieras estudiar en la Escuela de Osteopatía de Barcelona? ¿Por qué decidiste especializarte  osteopatía pediátrica?

Lo EOB es una escuela pequeña y familiar, dos conceptos que fueron unos factores de peso. Tener un profesorado nacional e internacional también fueron puntos importantes para querer estudiar aquí. Y sobre todo, por la visión holística del paciente, el hecho de no separar lo osteopatía estructural, visceral y craneal creo que fue primordial.

Ahora que recientemente has estado madre, ¿tienes una concepción diferente sobre la importancia de lo osteopatía pediátrica? ¿Ha hecho cambiar tu manera de dar clase o de tratar los pacientes?

Yo ya trabajaba en el campo de la pediatría antes de ser madre, pero vivirlo en primera persona me ha ayudado a entender mucho más el paciente y la unidad familiar, empatizando en muchas de las situaciones vividas.

Creo que la prevención en el caso de los bebés y niños es fundamental e imprescindible. La experiencia de trabajar con los más pequeños, y de ser madre, me ha hecho cambiar la perspectivade algunos aspectos a la hora de tratarlos, y seguramente también, de transmitirlo a los alumnos.

¿Cómo tiene que ser y qué habilidades tiene que tener un osteópata pediátrico?

La paciencia, la sensibilidad, el respeto, la humildad, la empatía, el no-juzgar… son algunos aspectos fundamentales a la hora de tratar un paciente, tanto adulto como pediátrico. En el caso de los más pequeños, todos estos aspectos se tienen que multiplicar y tener mucho más presente, tanto por ellos mismos como por sus familias. Habitualmente, cuando te llega un pequeño a la consulta es por que hay algún aspecto que preocupa a la familia, por lo tanto, no podemos olvidar ninguno de estos aspectos.

El próximo mes de noviembre, co-impartes en el curso Introducción a la Pediatría, dentro del programa Advanced Osteopathy de lo EOB. ¿A quién recomendarías el curso de introducción a la pediatría y por qué?

Este curso está dirigido a todos aquellos osteópatas que se quieran iniciar en el mundo de los más pequeños. Es un curso introductorio pero muy completo. Desde el primer día ya podrán trabajar en sus consultas, tendrán herramientas suficientes como para poder tratarlos. Es un curso que ayuda a establecer unos buena base en este campo.

Si te interesa la osteopatía pediátrica y quieres más información sobre nuestro curso “Introducción a la Pediatría” haz click aquí.

 

“Los niños notan nuestras inseguridades. Tienes que ser directo, concreto y rápido”

Nos adentramos en el mundo de la osteopatía pediátrica con la profesora Rosa Mª Roig Figueres, D.O., que co-impartirá el curso Introducción a la Pediatría los próximos días 22-23-24 de noviembre

Osteópata y fisioterapeuta. Rosa Mª Roig es una profesional del sector y antigua alumni del Máster de Osteopatía de la EOB. Apasionada de los niños, los define como unos pacientes muy agradecidos en el ámbito emocional y en su respuesta al tratamiento osteopático.

¿Por qué es importante la especialización en el ámbito de la pediatría? ¿En qué casos puede ser adecuado el tratamiento osteopático en niños? ¿Qué puede aportar? 

El trabajo con los niños, tanto si se trata de un bebé como de un adolescente, respecto al trabajo osteopático que se hace con adultos es muy diferente. Es imprescindible formarse en pediatría si nuestra intención es atender los más pequeños de la casa. Su anatomía, su fisiología, su respuesta al tratamiento… todo es diferente.

El osteópata pediátrico puede actuar con muchos de los síntomas y/o alteraciones de los pequeños, y sobre todo tiene una gran importancia en el aspecto de la prevención. Si podemos acompañarlos en el crecimiento desde bebés, podremos anticiparnos y evitar posibles problemas futuros.

¿Cómo tiene que ser y qué habilidades tiene que tener un osteópata pediátrico? 

Tiene que ser humilde, saber que no es los mejores del mundo pero que hará todo el que pueda para ayudar su paciente. Los niños notan nuestras inseguridades y no tienen pelos a la lengua. Tienes que ser directo, concreto y rápido. Necesita una palpación y posicionamiento muy entrenados.

¿Qué acompañamiento puede hacer el osteopatía en el proceso de crecimiento infantil? 

El osteópata hace un acompañamiento a nivel motor, sensitivo y postural de las actividades deportivas, del crecimiento de las estructuras óseas, de las funciones viscerales, de la oclusión y de la globalidad de nuestro pequeño paciente.

El próximo mes de noviembre, co-impartes en el curso Introducción a la Pediatría, dentro del programa Advanced Osteopathy del EOB. ¿A quién recomendarías el curso de introducción a la pediatría y por qué?

A todos los osteópatas que los gusten los niños. Son unos pacientes muy agradecidos a nivel emocional y a nivel de tratamiento osteopático. Tienen un potencial tan grande que mejoran muy rápido y es muy bonito cuando, a medida que avanza el tratamiento, son ellos mismos quién piden los padres que pidan hora.

Si te interesa la osteopatía pediátrica y quieres más información sobre nuestro curso “Introducción a la Pediatría” haz click aquí.

Entrevistamos a Manel Meca, Premio Louis Rommeveaux 2017

Cada año, durante la Ceremonia de Graduación de los estudiantes del Máster en Osteopatía, los alumnos que finalizan sus estudios hacen entrega del Premio Louis Rommeveaux a un profesor o profesora como muestra de un vínculo especial entre el docente y los estudiantes.

Louis Rommeveaux DO fue profesor de la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) durante las primeras promociones del Máster hasta su muerte el 2002. Su carisma y carácter hicieron que dejara una huella muy importante tanto a los estudiantes cómo a los profesores de la EOB y desde el 2003 los graduados otorgan este premio en honor al osteópata francés.

Este año, los estudiantes entregaron el premio a Manel Meca DO, profesor de nuestra Escuela y tutor de las prácticas clínicas. Manel tiene una destacada trayectoria tanto académica como profesional y hemos querido aprovechar la ocasión para entrevistarlo.

En el ámbito académico, Manel Meca empezó una carrera en el ámbito de las ciencias de la salud el 1997 que lo ha llevado a ser Diplomado en Enfermería (Universitat de Barcelona, 2000), Diplomado en Fisioterapia (Gimbernat – Universitat Autònoma de Barcelona, 2003) y Osteópata DO por la EOBUPF – Barcelona School of Management. Además, también ha cursado el Máster Universitario en Investigación Traslacional de Fisioterapia (UAB) entre el 2015-16.

¿Cómo crees que este destacado recorrido académico en el ámbito de las ciencias de la salud te ha ayudado en tu formación como profesional?

En numerosas ocasiones les explico a los alumnos cómo me ha ayudado poder realizar todos estos estudios, sobre todo por la experiencia profesional. Trabajé 8 años en el Hospital Universitari de Bellvitge, pasando por todas las áreas posibles de aprendizaje como Urgencias, UCI y todo tipo de zonas asistenciales. Es un mundo que te enseña mucho: vivir con pacientes, saber estar en los diferentes momentos de su vida y de la de sus familias, trabajar en equipo y en general a tener una visión más amplia del paciente.

Además, llegas a conocer más en detalle  las intervenciones quirúrgicas, sobre todo cuando consigues estar en el quirófano y, por lo tanto, te haces una magnífica idea de todo el procedimiento, los tejidos que se han lesionado, etc. Así, cuando hoy trato a un paciente, solamente viendo una cicatriz me puedo hacer una idea de todo lo que ha ocurrido.

El tiempo que pasé trabajando con el RCD Espanyol también me ayudó mucho en mi formación, sobre todo a saber moverme en un mundo algo más complicado, tratar con otro tipos de pacientes, con otro tipo de exigencias y recursos. Además, en los primeros años pude acoger a alumnos de fisioterapia de diversas universidades y me permitió dar mis primeros pasos en la parte docente.

A su vez, también te has formado en diferentes cursos de formación continúa como el Postgrado en Fisioterapia Analítica según el Concepto Sohier el 2003 y otros cursos del Advanced Osteopathy Barcelona (AOB) como los postgrados en Ginecología y Obstetricia, Osteopatia Visceral, Osteopatia Glandular y Osteopatia en el eje intestino-cerebro.

¿Consideras importante la formación de postgrados? ¿Qué crees que te aporta esta formación continúa como profesional y docente?

Sin ninguna duda, creo que es necesario y prácticamente podría decir que obligatorio. Es en ese momento dónde empiezas a moverte en los temas donde quieres profundizar, ya sea por que te atraen mucho o por qué simplemente necesitas trabajarlos más.

En mi caso, han sido sobre todo temas que considero necesarios para el tipo de pacientes que tengo en la consulta, dónde necesitaba mayor conocimiento y, sin ninguna duda, por qué también me apasionan. Aun así, la mayoría de compañeros que conozco seguimos en formación, continuamos cursando más postgrados y másters con el objetivo de avanzar en lo personal y lo profesional.

En el ámbito profesional, desde el 2016 eres el osteópata personal del campeón de MotoGP Jorge Lorenzo. ¡Esto no lo puede decir cualquiera! A su vez, también eres el osteópata del piloto MotoGP Pol Espargaró y  del piloto de Moto 3 Gabri Rodrigo. Esto supone que acompañas a estos profesionales durante todo el mundial. ¿Nos puedes explicar cómo es tu día a día a su lado?

En general es complicado trabajar con este tipo de personalidades porque su vida ya es complicada por la mayoría de eventos y compromisos que tienen y porque continuamente están viajando, si no es debido a su trabajo, por su lugar de residencia. Esto hace que sea difícil poder tener la continuidad del trabajo que me gustaría hacer con ellos. Por este motivo, parte de mi trabajo consiste en viajar bastante y, evidentemente, dónde podemos realizar el mayor trabajo desde el punto de vista profesional es en los circuitos.

Tanto con Jorge el año pasado como con Pol y Gabri  este año, mi día a día pasa por estar cerca de ellos en el circuito, ya que se trata de un deporte de riesgo y suelen haber caídas y por lo tanto esto supone parte de mi trabajo como osteópata. En algunas ocasiones también realizo tareas cómo enfermero debido a mi formación, por si necesitan algún tipo de curas o medicación.

¿De qué manera tu trabajo como osteópata ayuda al rendimiento y la recuperación de Jorge Lorenzo, Pol Espargaró y Gabri Rodrigo?

Creo que la parte más importante, y sobre todo la que he experimentado más este año con Pol y Gabri, es que el momento que se realiza el tratamiento en la camilla, a parte de realizar los tratamientos oportunos para cada momento de la competición, ellos encuentran un momento de desconexión.

En numerosas ocasiones estar en el circuito puede ser muy estresante, ya que no sólo hacen su trabajo encima de la moto sino que atienden a medios de comunicación, etc. Por eso, tumbarse en la camilla y trabajar de forma tranquila les ayuda también a relajarse y volver a centrarse.

Como osteópata les intento ayudar mucho en su postura, en equilibrar las zonas que más trabajan en su deporte y reajustar todo lo que se pueda, sobre todo tras sufrir las caídas que forman parte de su deporte.

Además, durante 8 años has ejercido como fisioterapeuta de la plantilla del primer equipo del RCD Espanyol, un club de Primera División de la Liga Española. ¿Cómo es el trabajo con un equipo deportivo de élite?

Es un trabajo que desde fuera parece bonito, cómodo y, si además te gusta el fútbol, es el trabajo de tu sueño. Pero del mismo modo que sucede con el mundo de las motos, se viaja muchísimo y por lo tanto también se trabaja mucho. Prácticamente es un trabajo de lunes a domingo, dónde convives con las mismas personas y el trabajo en equipo termina siendo lo más importante.

A todo esto hay que sumar que cada jugador tiene sus  preferencias, su carácter, que cuando viajas estás lejos de tu familia (al igual que ellos) y por lo tanto tienes que entrar a formar parte de esa familia para hacer que tu día a día sea mejor.

Cuando empecé, ejercía más un papel de fisioterapeuta y a medida que fui avanzando en los estudios de osteopatía pude empezar a realizar técnicas y enfoques osteopáticos, no un tratamiento como el que puedo realizar actualmente en mi consulta. Los resultados con los jugadores ayudaron a hacer más conocida la osteopatía dentro del equipo y actualmente se sabe que los principales clubes de Primera División de la Liga Española no sólo cuentan con fisioterapeutas si no también con osteópatas.

Por último, en el ámbito docente, además de ser profesor del Máster del EOB también has impartido clase durante 3 años en el postgrado de partes blandas y tejidos regenerativos a la Universidad Internacional de Cataluña. ¿De qué manera toda tu trayectoria académica y profesional repercute en tus clases?

He tenido la suerte de impartir clases que suelen ser más teórico-prácticas, por lo que la forma de prepararlas es diferente a una clase puramente teórica. Por lo tanto, los enfoques académicos que he dado casi siempre han ido acompañados de una demostración práctica y eso hace que actualmente en el Máster de la EOB – dónde estoy la mayor parte en las prácticas clínicas – me sienta muy cómodo con los alumnos.

Además, he realizado cursos de psicología para prepararme personalmente y obtener recursos pedagógicos, ya que creo que es uno de los elementos clave para poder trabajar en la docencia. Los alumnos no sólo necesitan conocimientos, también necesitan saber elegir, poder extraer los conocimientos que tienen y que se enseñan en el Máster pero sobre todo necesitan saber escoger qué recursos son los necesarios, qué técnicas son las apropiadas y el porqué de ellas en ese momento y ese contexto. Todo eso es complejo de enseñar. Se pueden utilizar recursos y estrategias de pedagogía y aprendizaje.

Justamente hoy en día me encuentro en este momento; en el punto de seguir avanzando hacia este objetivo y el de seguir formándome para poder mejorar en el ámbito de la Docencia.

Entrevistamos a Alba Martínez, profesora de osteopatía craneal I

Hace unas semanas tuvimos la ocasión de entrevistar a Alba Martínez DO, la profesora titular de osteopatía craneal I, y profundizar en algunos detalles de esta asignatura. Osteopatía craneal es una materia que tiene una carga lectiva de 11 créditos ETCS repartidos entre primero y segundo del nuevo Plan de Estudios del Máster en Osteopatía.

Tal como nos explica Alba, el objetivo de la asignatura es que los alumnos conozcan el sistema respiratorio primario. Este mecanismo fue descubierto por William Garner Sutherland, discípulo directo de Andrew Taylor Still, y lo recogió por primera vez en 1939 en “The Craneal Bowl.” [1]

El sistema respiratorio primario es un “mecanismo inherente (primario) de la respiración interna en contraposición al ciclo de respiración diafragmática (inhalación y exhalación).” [1].  Este mecanismo involuntario genera la fluctuación del líquido cefalorraquídeo que se transmite a través de todas las estructuras del cuerpo humano.

En la asignatura de osteopatía craneal se estudiarán los 5 componentes del sistema respiratorio primario y las vertientes teóricas y prácticas de este mecanismo.

En esta línea, las clases de la asignatura se estructuran en dos partes: la teórica y la práctica. En la primera, las clases “se centran en explicar la anatomía y la fisiología de cada uno de los diferentes temas”. Por otro lado, en la parte práctica, los alumnos se juntan en grupos reducidos y exploran los huesos del cráneo. Además, “también hay el trabajo por parejas, con la fórmula paciente-terapeuta, donde se realizan las técnicas y las escuchas“, la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos.

Al finalizar la materia, si se adquieren las competencias, los estudiantes “serán capaces de despertar la palpación, integrar el sistema respiratorio primario y utilizarlo tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, no tan sólo limitarlo al cráneo o al sacro sino a cualquier tejido del cuerpo” nos comenta Alba.

 

Referencias:

[1] Educational Council on Osteopathic Principles (ECOP) (2011) “Glossary of Osteopathic Terminology”. American Association of Colleges of Osteopathic Medicine (AACOM): Chevy Chase, MD. pp 37-38.

Entrevistamos a Sergi Rull, profesor de osteopatía visceral II

Hemos tenido el placer de entrevistar a Sergi Rull DO, profesor titular de la asignatura de osteopatía visceral II de la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB). Las asignaturas del ámbito visceral tienen una continuidad durante los dos años que dura el Máster. Sergi imparte esta asignatura en 2º curso.

Objetivos:

Como nos detalla Sergi en la entrevista, el objetivo de osteopatía visceral II es asimilar los conocimientos del área gastro-intestinal, siguiendo los pasos de la asignatura que se ha impartido en primer curso. Otro de los otros principales objetivos es “aprender todos los tests y técnicas del área uro-genital y cardio-pulmonar“. En definitiva, “integrar todo el que se ha asimilado [en primero] y ponerlo en práctica”.

Estructura:

La asignatura se estructura en dos partes: por un lado, la parte teórica y, en segundo lugar, la práctica que consiste en la aplicación de los conocimientos teóricos adquiridos. Osteopatía visceral II culmina en un examen práctico en el cual “se exige al alumno la aplicación práctica de una técnica determinada en una lesión en concreto” nos cuenta Sergi Rull.

Conocimientos:

Siempre que tenemos la oportunidad, aprovechamos para preguntar a nuestros profesores que diferencias observan en los alumnos del Máster en Osteopatía antes y después de cursar cada asignatura. Según el profesor titular, los estudiantes que terminan osteopatía visceral II obtienen las herramientas para saber tratar y entender las disfunciones o sintomatologías que pueda presentar un paciente. Además, los alumnos adquieren la capacidad “de entender como una determinada problemática se traduce en otras complicaciones“. En este sentido, los estudiantes disponen de una serie de herramientas para observar como problemas en la zona visceral influyen sobre “la espalda, el dolor de cabeza u otros aspectos de su vida diaria”.

Osteopatía visceral II tiene una carga de 6 créditos ETCS tal como podéis comprobar en el Plan de Estudios del Màster en Osteopatia.

Podéis visualizar la entrevista entera a continuación:

Entrevistamos a Cristina Moreno: cuando la solidaridad no conoce de distancias

La Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) es algo más que un centro de estudios universitarios. La EOB forma parte del ámbito académico de la Fundación de Osteopatía de Barcelona (FOB), una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal promover la osteopatía como profesión sanitaria de primera intención. Con la voluntad de alcanzar tal objetivo, la FOB trabaja en cuatro ámbitos distintos: el académico, el asistencial, la investigación y la acción social.

Dentro del ámbito de acción social, la FOB dispone de un Servicio de Osteopatía Solidaria (SOS) que tiene como objetivo ofrecer tratamientos osteopáticos a niños y adultos en situación de pobreza, dificultad o en riesgo de exclusión social. En este contexto, la FOB impulsó el 2009 la creación del Servicio de Pediatria Solidaria (SPS).

Hemos tenido la oportunidad de poder hablar con Cristina Moreno, una osteópata DO que desde 2016 viaja una vez al mes a Barcelona desde Madrid para dar asistencia osteopática a los niños y niñas del SPS. Cristina, a parte de ser osteópata, también tiene el Diploma en Osteopatía Pediátrica que imparte el Advanced Osteopathy Barcelona (AOB) conjuntamente con la UPF – Barcelona School of Management.

Hola Cristina ¿Cómo y cuando descubriste el servicio que presta el SPS?

Fue mientras realizaba la formación del Diploma de Osteopatía Pediátrica del AOB. Allí fue cuando las tutoras nos informaron del servicio.

¿Nos puedes decir cuales son los motivos que te hicieron dar el paso y convertirte en una osteópata solidaria?

Después de realizar las prácticas del Diploma de Osteopatía Pediátrica fue una forma de seguir aprendiendo en esta especialización. Siempre había querido hacer un voluntariado y que mejor oportunidad de hacerlo como osteópata de niños y niñas sin recursos.

Tu vives en Madrid y actualmente el SPS ofrece el servicio en Barcelona. Esto significa que una vez al mes te trasladas a la ciudad condal para realizar los tratamientos. Más de una persona podría quedar sorprendida del esfuerzo que esto supone ¿Que les dirías a estas personas?

Es una acción tan gratificante que la distancia no es ningún impedimento. Siempre termino la jornada con una gran sonrisa y pensando en las ganas que tengo de volver. Los niños y niñas del SPS son muy agradecidos.

Cómo profesional, ¿nos podrías decir que te aporta como osteópata trabajar codo con codo con el equipo de terapeutas del SPS?

Es un equipo formado por grandes profesionales. Cada día aprendes algo nuevo de tus compañeros; comentamos casos y a veces hacemos tratamientos dos terapeutas juntos, consiguiendo grandes resultados.

____________________________________

Pero lo mejor del SPS es que el testimonio de Cristina no es un caso aislado. Actualmente, los servicios de osteopatía solidaria cuentan con más profesionales que hacen posible el proyecto. Algunos de ellos también acuden expresamente desde Menorca o Lyon para realizar los tratamientos en el SPS y el SAS.

Desde la EOB, aprovechamos para agradecerles enormemente su gesto a ellos y también, obviamente, a los osteópatas voluntarios que viven en la ciudad condal y cercanías por su compromiso y por la implicación para poder seguir haciendo posible este proyecto entre todos.