Entrevistamos a Manel Meca, Premio Louis Rommeveaux 2017

Cada año, durante la Ceremonia de Graduación de los estudiantes del Máster en Osteopatía, los alumnos que finalizan sus estudios hacen entrega del Premio Louis Rommeveaux a un profesor o profesora como muestra de un vínculo especial entre el docente y los estudiantes.

Louis Rommeveaux DO fue profesor de la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB) durante las primeras promociones del Máster hasta su muerte el 2002. Su carisma y carácter hicieron que dejara una huella muy importante tanto a los estudiantes cómo a los profesores de la EOB y desde el 2003 los graduados otorgan este premio en honor al osteópata francés.

Este año, los estudiantes entregaron el premio a Manel Meca DO, profesor de nuestra Escuela y tutor de las prácticas clínicas. Manel tiene una destacada trayectoria tanto académica como profesional y hemos querido aprovechar la ocasión para entrevistarlo.

En el ámbito académico, Manel Meca empezó una carrera en el ámbito de las ciencias de la salud el 1997 que lo ha llevado a ser Diplomado en Enfermería (Universitat de Barcelona, 2000), Diplomado en Fisioterapia (Gimbernat – Universitat Autònoma de Barcelona, 2003) y Osteópata DO por la EOBUPF – Barcelona School of Management. Además, también ha cursado el Máster Universitario en Investigación Traslacional de Fisioterapia (UAB) entre el 2015-16.

¿Cómo crees que este destacado recorrido académico en el ámbito de las ciencias de la salud te ha ayudado en tu formación como profesional?

En numerosas ocasiones les explico a los alumnos cómo me ha ayudado poder realizar todos estos estudios, sobre todo por la experiencia profesional. Trabajé 8 años en el Hospital Universitari de Bellvitge, pasando por todas las áreas posibles de aprendizaje como Urgencias, UCI y todo tipo de zonas asistenciales. Es un mundo que te enseña mucho: vivir con pacientes, saber estar en los diferentes momentos de su vida y de la de sus familias, trabajar en equipo y en general a tener una visión más amplia del paciente.

Además, llegas a conocer más en detalle  las intervenciones quirúrgicas, sobre todo cuando consigues estar en el quirófano y, por lo tanto, te haces una magnífica idea de todo el procedimiento, los tejidos que se han lesionado, etc. Así, cuando hoy trato a un paciente, solamente viendo una cicatriz me puedo hacer una idea de todo lo que ha ocurrido.

El tiempo que pasé trabajando con el RCD Espanyol también me ayudó mucho en mi formación, sobre todo a saber moverme en un mundo algo más complicado, tratar con otro tipos de pacientes, con otro tipo de exigencias y recursos. Además, en los primeros años pude acoger a alumnos de fisioterapia de diversas universidades y me permitió dar mis primeros pasos en la parte docente.

A su vez, también te has formado en diferentes cursos de formación continúa como el Postgrado en Fisioterapia Analítica según el Concepto Sohier el 2003 y otros cursos del Advanced Osteopathy Barcelona (AOB) como los postgrados en Ginecología y Obstetricia, Osteopatia Visceral, Osteopatia Glandular y Osteopatia en el eje intestino-cerebro.

¿Consideras importante la formación de postgrados? ¿Qué crees que te aporta esta formación continúa como profesional y docente?

Sin ninguna duda, creo que es necesario y prácticamente podría decir que obligatorio. Es en ese momento dónde empiezas a moverte en los temas donde quieres profundizar, ya sea por que te atraen mucho o por qué simplemente necesitas trabajarlos más.

En mi caso, han sido sobre todo temas que considero necesarios para el tipo de pacientes que tengo en la consulta, dónde necesitaba mayor conocimiento y, sin ninguna duda, por qué también me apasionan. Aun así, la mayoría de compañeros que conozco seguimos en formación, continuamos cursando más postgrados y másters con el objetivo de avanzar en lo personal y lo profesional.

En el ámbito profesional, desde el 2016 eres el osteópata personal del campeón de MotoGP Jorge Lorenzo. ¡Esto no lo puede decir cualquiera! A su vez, también eres el osteópata del piloto MotoGP Pol Espargaró y  del piloto de Moto 3 Gabri Rodrigo. Esto supone que acompañas a estos profesionales durante todo el mundial. ¿Nos puedes explicar cómo es tu día a día a su lado?

En general es complicado trabajar con este tipo de personalidades porque su vida ya es complicada por la mayoría de eventos y compromisos que tienen y porque continuamente están viajando, si no es debido a su trabajo, por su lugar de residencia. Esto hace que sea difícil poder tener la continuidad del trabajo que me gustaría hacer con ellos. Por este motivo, parte de mi trabajo consiste en viajar bastante y, evidentemente, dónde podemos realizar el mayor trabajo desde el punto de vista profesional es en los circuitos.

Tanto con Jorge el año pasado como con Pol y Gabri  este año, mi día a día pasa por estar cerca de ellos en el circuito, ya que se trata de un deporte de riesgo y suelen haber caídas y por lo tanto esto supone parte de mi trabajo como osteópata. En algunas ocasiones también realizo tareas cómo enfermero debido a mi formación, por si necesitan algún tipo de curas o medicación.

¿De qué manera tu trabajo como osteópata ayuda al rendimiento y la recuperación de Jorge Lorenzo, Pol Espargaró y Gabri Rodrigo?

Creo que la parte más importante, y sobre todo la que he experimentado más este año con Pol y Gabri, es que el momento que se realiza el tratamiento en la camilla, a parte de realizar los tratamientos oportunos para cada momento de la competición, ellos encuentran un momento de desconexión.

En numerosas ocasiones estar en el circuito puede ser muy estresante, ya que no sólo hacen su trabajo encima de la moto sino que atienden a medios de comunicación, etc. Por eso, tumbarse en la camilla y trabajar de forma tranquila les ayuda también a relajarse y volver a centrarse.

Como osteópata les intento ayudar mucho en su postura, en equilibrar las zonas que más trabajan en su deporte y reajustar todo lo que se pueda, sobre todo tras sufrir las caídas que forman parte de su deporte.

Además, durante 8 años has ejercido como fisioterapeuta de la plantilla del primer equipo del RCD Espanyol, un club de Primera División de la Liga Española. ¿Cómo es el trabajo con un equipo deportivo de élite?

Es un trabajo que desde fuera parece bonito, cómodo y, si además te gusta el fútbol, es el trabajo de tu sueño. Pero del mismo modo que sucede con el mundo de las motos, se viaja muchísimo y por lo tanto también se trabaja mucho. Prácticamente es un trabajo de lunes a domingo, dónde convives con las mismas personas y el trabajo en equipo termina siendo lo más importante.

A todo esto hay que sumar que cada jugador tiene sus  preferencias, su carácter, que cuando viajas estás lejos de tu familia (al igual que ellos) y por lo tanto tienes que entrar a formar parte de esa familia para hacer que tu día a día sea mejor.

Cuando empecé, ejercía más un papel de fisioterapeuta y a medida que fui avanzando en los estudios de osteopatía pude empezar a realizar técnicas y enfoques osteopáticos, no un tratamiento como el que puedo realizar actualmente en mi consulta. Los resultados con los jugadores ayudaron a hacer más conocida la osteopatía dentro del equipo y actualmente se sabe que los principales clubes de Primera División de la Liga Española no sólo cuentan con fisioterapeutas si no también con osteópatas.

Por último, en el ámbito docente, además de ser profesor del Máster del EOB también has impartido clase durante 3 años en el postgrado de partes blandas y tejidos regenerativos a la Universidad Internacional de Cataluña. ¿De qué manera toda tu trayectoria académica y profesional repercute en tus clases?

He tenido la suerte de impartir clases que suelen ser más teórico-prácticas, por lo que la forma de prepararlas es diferente a una clase puramente teórica. Por lo tanto, los enfoques académicos que he dado casi siempre han ido acompañados de una demostración práctica y eso hace que actualmente en el Máster de la EOB – dónde estoy la mayor parte en las prácticas clínicas – me sienta muy cómodo con los alumnos.

Además, he realizado cursos de psicología para prepararme personalmente y obtener recursos pedagógicos, ya que creo que es uno de los elementos clave para poder trabajar en la docencia. Los alumnos no sólo necesitan conocimientos, también necesitan saber elegir, poder extraer los conocimientos que tienen y que se enseñan en el Máster pero sobre todo necesitan saber escoger qué recursos son los necesarios, qué técnicas son las apropiadas y el porqué de ellas en ese momento y ese contexto. Todo eso es complejo de enseñar. Se pueden utilizar recursos y estrategias de pedagogía y aprendizaje.

Justamente hoy en día me encuentro en este momento; en el punto de seguir avanzando hacia este objetivo y el de seguir formándome para poder mejorar en el ámbito de la Docencia.