“SAT supone aprender a ajustar desde una perspectiva diferente, por lo que abre nuevas posibilidades a la hora de tratar y ayudar a los pacientes”

Pau Dalmau D.O es uno de los pocos expertos en el mundo que da formación en el abordaje SAT. Un año más, desde nuestro programa de cursos de Advanced, ofrecemos la posibilidad de formarte con cursos en Barcelona (13, 14, 15 y 16 de febrero) y en Madrid (16, 17, 18 y 19 de abril)

¿Por qué es tan exclusiva la especialización en SAT?

SAT no es tanto un abordaje exclusivo sino de gran especificidad. Es decir, son ajustes donde se precisa una focalización, habilidad en el gesto, y una gran velocidad en el ajuste. Pero, sobre todo, requiere aprender en qué grado de conciencia debe de trabajar el terapeuta para instalar su atención e intención en un nivel determinado del tejido del paciente para liberar la disfunción. 

Para lograrlo, sí que se requiere exclusividad para un seguimiento personalizado que se debe dar al estudiante durante los días de formación. Por ello, los cursos de SAT deben tener pocos estudiantes (entre 14 y 20 personas) para que el profesor pueda asistirles muy bien.

¿Qué tipo de pacientes pueden requerir esta técnica o tratamiento específico?

SAT suele aplicarse a pacientes que han sufrido latigazo cervical. Ahora bien, no puedo dar un ejemplo absoluto puesto que es el tejido de cada paciente el que decide si está preparado o no para ser ajustado con un ajuste específico.

¿Qué beneficios les aporta o qué resultados se pueden conseguir? 

El paciente consigue una mejora (dolor, limitación en la movilidad…) en la zona específica (ex: columna cervical) pero, al mismo tiempo, percibe una mejora general a nivel sistémico, puesto que al incrementar en el nivel de energía de la persona, mejora en la motilidad digestiva, en el ritmo del sueño, en el estado de ánimo, etc.

¿Qué habilidades requiere por parte del terapeuta?

Los profesionales osteópatas que acuden a una formación de posgrado de SAT son personas que se han formado correctamente en osteopatía, en escuelas que siguen los estándares europeos; por lo que todos ellos ya tienen las habilidades y competencias mínimas y necesarias para seguir la formación sin ningún problema.

Ahora bien, también es importante estar abierto y tranquilo a aprender a ajustar desde una nueva perspectiva; en ningún caso digo mejor, pero sí diferente, y quizá por esto les puede dar nuevas posibilidades a la hora de tratar y ayudar a mejorar a sus pacientes.

¿A quién recomendarías este curso?

A profesionales osteópatas que quieran aprender nuevos ajustes muy específicos, muy respetuosos con el tejido del paciente, en el que hay un equilibrio entre el campo funcional y estructural, y que, si bien son concebidos como ajustes minimalistas, tienen un resultado terapéutico maximalista, es decir sistémico (holístico).