Barcelona Osteopathic Congress

Éxito del Barcelona Osteopathic Congress 2019 que reunió a más de un centenar de personas

El Barcelona Osteopathic Congress 2019 reunió a más de un centenar personas y a algunos de los referentes mundiales de la osteopatía los pasados 18 y 19 de mayo. ¡Muchas gracias a todos los asistentes y ponentes por hacerlo posible!

Tuvimos la suerte de contar con ponentes de primer nivel. La primera ponencia, a cargo de Renzo Molinari, abordó la salud de la mujer, microbioma y cerebro. En una extraordinaria intervención, Molinari relató el nexo existente entre la obesidad y el consumo de antibióticos, como acreditan miles de artículos de investigación. Explicó que la mayoría de la serotonina se produce en el intestino, que contiene más neuronas que en la médula espinal. También se refirió al órgano vomeronasal, un órgano auxiliar del sentido del olfato en algunos vertebrados, como conexión del eje cerebro-intestinal. La importancia del órgano de Jacobson reside en que permite unir el olor con reacciones intestinales y cerebrales.

La segunda ponencia corrió a cargo de Karen Carroll, quien se centró en la narrativa en el desarrollo del microbioma infantil. Carroll explicó que la neurogénesis está influenciada por la microbiota, y que el crecimiento del sistema entérico se produce desde el exterior al interior. Destacó la necesidad de contar con bacterias felices en nuestros intestinos y, refiriéndose a los bebés, explicó que el microbioma cutáneo del bebé es muy importante para su salud. A continuación, René Zweedijk reflexionó sobre si el tratamiento osteopático puede influir en la producción de neurotransmisores en el cerebro humano. Para Zweedijk la biología de sistemas debería estar incluida en el pensamiento osteopático. El contacto manual permite activar la red de saliencia y por tanto la interocepción. También realizó una gran exposición del nervio vago que, entre otras cosas, estimula el núcleo del tracto solitario. “La manipulación subdiafragmática del nervio vago es de gran valor terapéutico, y parece ser el más potente de todos los tratamientos, aunque faltan más estudios”, destacó.

Tajinder Kaur Deoora cerró la sesión de la mañana explorando el intestino como denominador común para los trastornos neuroconductuales. Para Deoora “el intestino funciona como un caballo de troya”. En su opinión, el gas metano no debería estar en la respiración pulmonar y se refirió al hecho de que muchos niños presenten en la actualidad reflujo gastroesofágico. Deoora expuso las barreras del intestino y cerebro y expuso de forma muy técnica la permeabilidad intestinal.

En la sesión de la tarde Nathalie Camirand centró su charla en el estrés y el síndrome de adaptación general con relación a impacto en las glándulas y el sistema nervioso. Para Camirand, “el útero tiene su propio cerebro; existe un cerebro pélvico. Tras un problema emocional puede haber trastorno ginecológico, algo que también se puede observar a la inversa”. Destacó que el principal factor de estrés es la dieta. En la fase de resistencia del estrés hay trastornos hormonales y digestivos. En situación de estrés se activa la amígdala. También señaló que el gluten aumenta la inflamación.
Dino Muzzi explicó en su intervención cómo afectan las emociones al eje cerebro-intestino. Para Muzzi es difícil definir el concepto de emoción: “la sensación corporal es la emoción”. Destacó que “el trauma marca la amígdala y más cuanto más temprano es. Al abordar las emociones se activan estos sistemas. El objetivo es localizar las tensiones para liberarlas”.

Posteriormente, Cherionna Menzam-Sills abordó las influencias prenatales y de nacimiento en el eje cerebro-intestino y el aliento de la vida. Para Menzam-Sills, “la conexión umbilical es lo único que conocemos dentro del vientre. Es una fuente de nutrición y afecto. Cuando el cordón deja de pulsar la ignición aparece”. La ponente explicó que hay tres igniciones al inicio de la vida y que el nacimiento Lotus es aquel en que no se corta hasta que el cordón no deja de latir.

El último bloque contó con las ponencias de la doctora Gemma Ginovart, Arantxa Quintana y Silvia Vicente Pérez, que explicaron los resultados del estudio sobre la eficacia del tratamiento osteopático en la mejora del bienestar de los recién nacidos. Quintana presentó el estudio de investigación en pediatría y expuso la parte osteópatica del mismo, destacando el sistema nasal como amortiguador de la cara. Por parte del Hospital Sant Pau, Silvia Vicente explicó el funcionamiento de los cuidados intensivos neonatales y Gemma Guinovart compartió con los asistentes el análisis de los resultados. Guinovart destacó que “no hubo diferencias significativas entre los dos grupos, si bien las diferencias entre la escala de dolor sí que aportaron datos significativos. Sin embargo, no se pudo establecer si se debían al tratamiento osteopático o no”.

Bajo el título “Eje cerebro intestino y el aliento de vida: Enfoque clínico de diferentes trastornos en la salud por la alteración del eje cerebro encefálico y cerebro intestinal” tuvieron lugar ocho conferencias y cuatro workshops. El congreso se celebró en el Hotel H10 Marina Barcelona de la ciudad de Barcelona y en las instalaciones de la Escuela de Osteopatía de Barcelona (EOB), en Sant Just Desvern. La EOB y la Fundació d’Osteopatia de Barcelona han organizado el Barcelona Osteopathic Congress 2019 con motivo de los 20 años de la creación del proyecto académico.